Etiquetas

,

Hay días de sentirse bien con uno mismo,
días de quererse como nadie le ha querido,
días de querer darse a conocer y que te conozcan
porque tú lo vales, te lo crees. También hay días
de sentirse menos que mierda,
de no recordar donde dejaste de ser tú
para inventarte otra persona, y finalmente
para darte cuenta
que seas tú o seas otro
sigue doliendo. Da igual
cuantos disfraces te pongas,
si te has convertido en una cebolla
o no porque sí, lo has conseguido,
nadie se da cuenta de lo que realmente sientes.
Pero … ¿De qué ha servido?.
Sigue doliendo,
incluso más,
porque estás solo.

A.M.

Anuncios