Etiquetas

,

Sin prisa y con la agilidad de un trapecista
iba dando un paso tras otro, pensando
entre cada uno de ellos y pensando
en cada uno. Calculando
la distancia, tratando de encontrar
un paso perfecto, un total equilibrio.
Mientras su mirada luchaba
por no acudir a las luces de navidad
que decoraban la calle y que le insistían
intermitentemente que las mirase.
Un paso en falso sería mortal,
¿pero acaso no era eso
lo que estaba buscando?
¿Qué hacía si no
paseando
por la cornisa del tejado?

A.M.

Anuncios