Etiquetas

Brindo por ese final
y por este principio, brindo por ti,
por mi…

brindo por lo que ha de venir.
Y brindo por brindar contigo
en la dorada -que me vio nacer-.
Que al finalizar el brindis
dejemos volar las copas y los frenos,

y aprovechando
la garra que da el vino
acabemos con los monstruos.

Que a partir de ese momento
sólo quede vivir
y lo que eso implica.

A.M.

No rechaces los sueños por ser sueños, P. Salinas

Etiquetas

, , ,

No rechaces los sueños por ser sueños.
Todos los sueños pueden
ser realidad, si el sueño no se acaba.
La realidad es un sueño. Si soñamos
que la piedra es la piedra, eso es la piedra.
Lo que corre en los ríos no es un agua,
es un soñar, el agua, cristalino.
La realidad disfraza
su propio sueño, y dice:
«Yo soy el sol, los cielos, el amor».
Pero nunca se va, nunca se pasa,
si fingimos creer que es más que un sueño.
Y vivimos soñándola. Soñar
es el modo que el alma
tiene para que nunca se le escape
lo que se escaparía si dejamos
de soñar que es verdad lo que no existe.
Sólo muere
un amor que ha dejado de soñarse
hecho materia y que se busca en tierra.

Pedro Salinas

Etiquetas

Como para acompañarte al pasado te quiero,
y abrazarlo -él te trajo aquí-,
como para agarrar tu mano -alzarla al cielo-,
realizar tus sueños y construir más.
Como para reunir tantas rosas, como tortugas
marinas, por sus tallos,
y que no importen las espinas.
Como para reir
cuando duele.

A.M.

Pensando en Márquez

Etiquetas

, , , ,

“Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes. Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero y que nunca te olvidaré”.

Gabriel García Márquez

El cielo se está abriendo, y quiero que vengas conmigo.

Citando a Lorca

Etiquetas

, , , , ,

“A mi no me gusta que nada me guste
extraordinariamente, huyo de las cosas
que me podrían extasiar, como de
los autos, el extasis es un peligro
para la inteligencia”.

Lorca, Cartas de un amor imposible.

Etiquetas

, , , ,

 ¡A lo mejor caigo a través de toda la tierra! ¡Qué divertido sería salir donde vive esta gente que anda cabeza abajo! Los antipáticos, creo…   Alicia en el País de las maravillas, capítulo I.

Cuando yo era niña soñaba
Con una madriguera por la que lanzarme
A otra vida lejos
Donde poder entender las cosas que veía
Donde la magia no fuera un juego
No había conejo que me persiguiera -Oía gritos-
Vivía en una casa vacía y fría
Y a falta de madriguera encontraba
Bajo la almohada un lugar
Para resguardarme del miedo
Pocas veces me permitía llorar,
Mis muñecos no debían verme llorar
Cómo si no iban a respetarme
Cómo iba entonces a mirarles a la hora del té
No debía llorar
Acumulaba emociones
Como el que acumula periódicos atrasados
Quería crecer
Deseaba ser mayor para ser libre
Soñaba con volar
Como una bruja en su escoba
O teletransportarme a otro mundo que aún
No sabía que existía
El mundo real era sólo mi casa
-Eso decían
Que era mi casa-
Sin embargo yo nunca la sentí como mía
Vivía allí
-Eso era cierto-
Pero sólo a medias
Mi cabeza nunca paraba de salir por las ventanas
Aprendí a volar desde aquellas ventanas
E imaginaba un vuelo sin fin
Aprendí a esperar desde aquellas ventanas
Sabía que algún día
Aparecería el conejo que me llevaría
A la madriguera
Y como Alicia
Descubriría que el mundo
Puede ser diferente.

A.M.

Poemas de amor -I-

Etiquetas

, , , ,

Eres parte de mi
porque yo te cree
así,
como dios del Olimpo.
-Zeus, Afrodita, Poseidón …
¡qué mas da!-
esa parte absurda y pretenciosa
que no muere nunca y para colmo
va clavándome las uñas
-o el tridente ¡qué mas da!-
en el centro de las tripas.
Vas comiéndome por dentro,
animal hambriento de hijos.
Reduciéndome
a corona y trono.
Apoderándote de todo
-vísceras,
órganos,
vasos sanguíneos-.
Precipitándome al abismo
de no sentir más que náuseas.
Y cuando lo consigas,
cuando desaparezca por fin y te halles
en el panteón oscuro del olvido
valorarás la vida
humana y poca
que nos queda.

A. M.

Mis 80

Etiquetas

, , , ,

-En Burlesque Fanzine

Nací en 1984.
Y a los pocos meses volví a nacer.
No sé la fecha exacta porque en mi casa
siempre ha sido un tema tabú.
Nunca oí hablar del tema
-de mi segundo nacimiento-,
y cuando digo nunca, es nunca.

No hay fotos porque las cosas malas
no se fotografían,
pero si hay una muñeca de trapo
que recuerda que fue real.

No sé la fecha exacta en que volví a nacer
pero seguía siendo 1984 y de alguna manera
todo el mundo nacía por segunda vez.

Cuando tenía seis o siete u ocho años
tenía muchos amigos,
pero ninguno de verdad.

Pasaba las horas jugando a decorar el comedor
-gigante para mi entonces con
pequeños ambientes en miniatura.

Mi preferido era el barco pirata,
que contenía
todo lo que un buen pirata debía tener:
Muchos barriles,
cuerdas,
cañones,
bombas,
una gran tripulación,
un loro de colores,
un mono con pantaloncito rosa…
-todo lo que un pirata desearía tener-.
Y como no podía ser de otra manera
estaba capitaneado por una mujer,
y su nombre era Molly.
Recuerdo que le puse apellido,
pero no recuerdo cual.

Había nacido para reinventarme
y estaba convencida de que las mujeres,
algún día, dominarían el mundo.
Recuerdo también que mi abuela
me incluía en las tertulias nocturnas
a la luz de las farolas.

Mi abuela es la capitana
-pensaba yo orgullosa porque
toda su tripulación elegía siempre
su puerta para posar sus sillas.
La mía era la más pequeña
y siempre estaba al lado de la de mi abuela.

Me gustaba esperar al domingo
para disfrutar de una buena taza de chocolate
caliente.
A veces se acompañaba con bizcochos
que compraban a kilo en la tienda del barrio.

El aire olía diferente en los 80.
Y a veces, muy pocas veces,
me llega una brisa inesperada de entonces
y me parece escuchar las voces
de mis compañeros de juegos, y el susurro
de mi hermana pidiendo ser
caballito blanco.
Me pasaba la semana acumulando
botellas de plástico vacías, botes
de detergente y cualquier objeto similar
para jugar a bote botero.

Se admiraba a quien conseguía el bote
y a mí,
como a todos mis amigos de bote,
me gustaba ser admirada.

Los ruidos de cacerolas también invaden mi mente
en algunas ocasiones, y el sabor
a Nocilla y Cola-cao en la boca.

Encontrar una canica en el parque,
olvidada por algún niño descuidado,
era como encontrar el tesoro
de los piratas que escondía
en la isla desierta.

Y las chapas… en las chapas
yo era una privilegiada porque
como mi padre tenía un bar
podía abastecer a todos los niños del barrio
solo con mis chapas.
En aquellos momentos me sentía poderosa.

Lejos quedaban los noticieros
que ahora ponen banda sonora a mi comida.
Pasaba horas frente a la tele ,
veía series y dibujos animados, culebrones.
Lo que mejor recuerdo,
sin duda alguna,
es la tele.

Algunos dicen que los nacidos en los 80
pertenecemos a la última generación cuerda.
Quizá sí…
quizá no.

Nací en 1984,
y volví a nacer de nuevo en 1984.
Muchos nacieron en 1984,
y volvieron a nacer de nuevo en 1984.

Y a cada uno nos llega
una brisa diferente.

A.M.

Etiquetas

, , , ,

… y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Rayuela, Julio Cortázar.

Al terminar el día
Cuando la luz opaca atraviesa las ventanas
Toco tu boca con mis dedos
Toco tu boca con palabras de Cortázar
Y siento el aliento muerto en mis yemas
Tu aliento muerto
Que respira para mis dedos
Sólo para mis dedos
Y dibujo en mi mente tu presencia
Olvidada en los espejos, ambulante
Dispuesta a ser descubierta y olvidada
Continuamente
Renaciendo continuamente
Siento tu perfume amargo en mis pestañas
El alcohol
Que sobra en mi garganta y acaricio
Tu rostro transparente
Con mis dedos
Dibujo
tu silueta en las paredes sin pintura
Y olvido
Otra vez
Olvido

A.M.

Vídeo

La alegría de vivir

Etiquetas

, , , ,

Sábanas. Sola. Luna. Sola. Pizza. Sola. Cine. Sola.

Sigue faltando la música.

Vídeo

The hours

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

Etiquetas

,

Y al final el sol
como si nunca
hubiese llovido

A.M.

Etiquetas

Dejaré en la tierra, en los contenedores
Las miserias que me sobran
Correré por las calzadas con tu nombre
En mi espalda tatuado
Me esconderé con la luna entre tus mantas
Mientras cantas a la mañana
Que no soy yo
lo que tú anhelas

A.M.

Etiquetas

, , , ,

Un día perfecto, en Orola

http://www.orola.es/2012.html

Recorrido de “El Espantapájaros”

Etiquetas

, , ,

Con Tino Prieto, en el Minuto 27:44, ¡EL ESPANTAPÁJAROS EN EL AIRE!. Reseñado por Jose Marco en su blog.  Y recordado por Natalia Ruíz Poveda-Vera en Hablando en Gíglico. El Espantapájaros continuará caminando…

Etiquetas

Es fácil olvidar
lo dificil es quedarse
sabiendo
que nada
es recuperable

A.M.

Haikus, La Fanzine 6

Etiquetas

, ,

Descárgate La Fanzine 6

Un lunes intentando dormir en un piso en Van Dyck

Etiquetas

, , , ,

Quería capturar los sonidos de aquella
-esta- habitación blanca.
Quería capturar los sonidos
Estridentes de las paredes
Vetando la entrada al sueño.
Cada gota de sonido que caía
De la mal dada pintura.

Almacenar la poca luz
Que la ventana sombría
Dejaba recorrer por las paredes
Como en una danza, al ritmo
Del murmullo sofocado de los lunes
Embriagados en Van Dyck.

Quería resguardarlo todo,
Abrazarlo todo en un cuaderno
que todavía conservaba
el olor precipitado de la imprenta.

Y a pesar de aquél intento
De fotografiar todo aquello con palabras
Fui capaz de poco más
Que atinar a tientas en la noche
encontrar el reloj y maldecir
Que sólo me quedaban unas horas
Para intentar
Conciliar el sueño.

A.M.

Etiquetas

,

Llega la primavera un año más, predecible
La misma fecha, el mismo cumpleaños
Que no celebraré – o así pienso cada año-
Y al final siempre celebro porque Alba
Adora organizar fiestas y a mamá
le encanta celebrar algo, reunir a todos
-cada vez menos- alrededor de una mesa
llena de comida y poca hambre.

Llega la primavera y las flores
Están preparando ya su fiesta
De cumpleaños, su bautizo y su tan
Premeditada muerte.

Llega la primavera y ni las bombas
Prepotentes de Gaddafi
Pueden impedirlo. Ni los muertos
Del tsunami de Japón.
Ni la ONU.

Llega la primavera, y las flores, y el recuerdo
De un amor que se quemó
Precipitándose al verano, a los pasteles
Natales a destiempo.

Llegan las flores las alergias,
Y los compromisos que nunca
Hubiésemos querido
que llegasen.

A.M.

El despertar, Alejandra Pizarnik

Etiquetas

, , , , ,

A León Ostrov

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada.

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Còmo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remedan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo

Alejandra Pizarnik